10 síntomas que pueden alertarnos de presencia de Dislexia

viernes, 5 de febrero de 2016

La dislexia es una dificultad específica de aprendizaje de la lectoescritura cuyo carácter es persistente y específico. Se da en personas que no padecen ningún problema físico y su origen parece basarse en una alteración neurológica. Esta alteración implica una forma diferente de adquirir los procesos de lectura y escritura. Estas diferencias cognitivas también pueden afectar a otro tipo de habilidades de organización, cálculo, memoria, comprensión, etc. Como consecuencia de todo esto las personas con dislexia pueden presentar dificultades para progresar en la creación de sus aprendizajes. Pero, una dificultad de aprendizaje no es un impedimento del mismo. Las vías para construir aprendizajes son múltiples.
Los niños y niñas con dislexia, tienen problemas relacionados con la discriminación gráfica y fonológica de las letras y los sonidos. Suelen confundir letras cuando tratan de escribir una palabra, aunque conozcan las letras y sepan deletrear la palabra. En algunos casos, también escriben algunas letras al revés o invertidas. Pueden tener dificultades en la lectura, ya que les cuesta descodificar la letra en el sonido correspondiente. En muchas ocasiones la dislexia se confunde con una falta de madurez, con una ausencia de atención en interés, con despistes, etc.
Es importante reconocer y diagnosticar la dislexia, para adaptar el aprendizaje a las características de los niños y niñas.
 Dislexia

Síntomas tempranos que pueden alertarnos.

No siempre es fácil identificar la dislexia, ya que la forma de presentarse puede variar de unos niños/as a otros y puede confundirse o pasar desapercibido, ya que las dificultades y confusiones para leer y escribir son habituales en todos los niños y niñas.
Existen algunos síntomas que nos pueden hacer sospechar de la presencia de dislexia en edades tempranas.
  1. Adquisición tardía del lenguaje hablado. Les cuesta aprender a hablar, tardan más de lo habitual en decir tanto las primeras palabras, como en elaborar las primeras frases, presentan poca fluidez en su expresión oral. También presentan dificultades para comprender lo que les dicen.
  2. Les cuesta aprender a leer y a escribir. Tardan más de lo habitual.
  3. En su escritura y también cuando hablan, pueden presentar confusión de palabras fonéticamente similares (con sonido parecido, como caballo por cabello); supresión de fonemas(sonidos, como bazo por brazo), confusión de fonemas (sonidos como bije por dije), cambios en el orden de los sonidos (como pardo por prado).
  4. Es habitual observar escritura en espejo. Cuando comienzan la adquisición de la escritura, podemos observar como  escriben las letras al revés, es decir como si las estuviéramos  viendo a través de un espejo.
  5. Presentan falta de atención, son niños y niñas muy distraídos, con problemas de concentración.
  6. Alteraciones de la lateralidad y dificultades en los movimientos, de ritmo, coordinación, equilibrio y orientación (estas dificultades se deben a la definición de la lateralidad).
  7. Variabilidad en cuanto al rendimiento académico. Aparece una curiosa Diferencia entre unos días y otros cuando realizan tareas escolares., hay días que no presentan dificultades y parecen atentos y motivados y otros días que manifiestan una falta de interés enorme y no hacen nada bien.
  8. Son niños y niñas curiosos y creativos.
  9. Poca memoria a corto plazo. Olvidan con frecuencia aquellas cosas que poco tiempo antes se les ha explicado.
  10. Pobreza de vocabulario y dificultad para aprender palabras nuevas.


Celia Rodríguez Ruiz
Psicóloga y Pedagoga

No hay comentarios:

Publicar un comentario